Posteado por: Iván | 6 agosto 2009

Internet: el mayor escaparate de monedas (I)

Cada vez son más los aficionados al coleccionismo que acceden a Internet para comprar y vender monedas. Evidentemente, nos encontramos ante el mayor catálogo jamás confeccionado. Se puede encontrar prácticamente cualquier cosa y a muchos precios. Si conocemos adecuadamente las herramientas, podemos disfrutar de esta ventaja para ampliar nuestra colección. Comenzamos aquí una nueva serie de artículos que, dados vuestros comentarios y preguntas, espero sean de vuestro interés.

Como todo ciclo de venta, tenemos que encontrar el artículo en primer lugar, después pagarlo y por último lo recibiremos en nuestro hogar.

Las fuentes

Existen infinitas fuentes donde podemos ponernos en contacto con aficionados, vendedores y compradores de todo el mundo. Destacamos aquí algunas:

  • eBay.es: es, sin ninguna duda, el sitio web por excelencia por ser el que posee el mayor catálogo y al mismo tiempo ser el más versátil: nos posibilita pujar en subastas, comprar directamente y también vender, con una sólida protección al consumidor. Es posible encontrar “gangas” muy de vez en cuando (si tenemos suerte en una subasta, por ejemplo)
  • segundamano.es es una opción interesante, permite la compra y venta de artículos.
  • Establecimientos on-line. Por cuestiones de publicidad, no voy a citar nombres concretos. Cada vez son más las filatelias/numismáticas que compaginan el negocio al público de toda la vida con una página web que permite consultar su catálogo, novedades y realizar compras online. Es una de las opciones que más garantías nos ofrece, pero el precio también puede ser, en comparativa, superior.

Los pagos

Una vez que hemos tenido éxito en la búsqueda de nuestra moneda, nos disponemos a comprarla. Las formas de pago pueden ser muy distintas:

  • Ingreso en cuenta: es la opción más habitual, normalmente el vendedor facilita un nº de cuenta en la que ingresarle el dinero. Evidentemente, tenemos que fiarnos de que después nos enviará el artículo. Es por ello que sitios como eBay no recomiendan realizar transacciones fuera de su sitio web, puesto que ellos disponen de políticas de protección al consumidor. No obstante, si hemos contactado con un cliente de confianza (por ejemplo un establecimiento on-line) no tiene por qué haber ningún problema. El mejor consejo es ser prudente, y no hacer grandes desembolsos si no conocemos a la otra persona. Más adelante veremos cómo catalogar si una fuente es o no de confianza. Para ingresos en cuenta en el extranjero normalmente el vendedor especifica su “IBAN” (International Bank Account Number), que es un nº de cuenta en formato internacional, válido en todos los países. Hay que tener en cuenta que transacciones bancarias llevan comisiones.
  • paypal.com es la mejor opción, sobre todo si hacemos compras al extranjero, porque evitaremos las comisiones. Muchos vendedores, de hecho, sólo admiten pagos a través de este sistema si te encuentras en otro país diferente. Hablaremos más adelante de esta opción, por ahora decir que se trata de una entidad intermediaria para hacer transferencias on-line. Comprador y vendedor tienen un login y paypal conoce los números de cuenta de ambos. Paypal hace de intermediario porque es el único que conoce los datos bancarios de ambas partes. Dispone de sistemas de protección al consumidor muy recomendables. Más adelante ampliaremos esta opción.
  • Giros postales, pagos contrareembolso, etc. Son opciones que existen, pero que se utilizan poquísimo, y cada vez menos, en detrimento de las dos anteriores. Algunos establecimientos online (pocos) permiten realizar pagos con estos sistemas.

El envío

Una vez que tenemos el pedido en regla, lo hemos pagado, etc. y tenemos la confirmación por parte del vendedor de que todo está bien, el artículo llegará a nuestra casa o a la dirección que le hayamos indicado. El envío en la prácticamente totalidad de los casos se realiza a través de Correos. Existen diferentes formatos para hacer el envío, desde una carta normal (más barato) o urgente, hasta correo certificado y con valor declarado. En función del valor de nuestra compra puede ser más recomendable una u otra opción. Más adelante veremos en qué consisten y cuál elegir.

En resumen…

Como podemos ver, existen diferentes mecanismos para realizar compras online. Aunque hoy en día todavía existe cierto reparo y temor a realizar estas actividades, el conocer su funcionamiento y el saber que existen diferentes sistemas de protección al consumidor pueden ayudarnos a dar ese paso.

En los próximos artículos iremos viendo todos estos apartados uno por uno, con detalle. Personalmente puedo decir que siendo prudente, llevo comprados multitud de artículos desde 2007 y nunca he tenido ningún problema. Siendo así, he podido conseguir artículos que no había en el establecimiento donde compro habitualmente y que si hubiera encargado evidentemente podrían tardar bastante tiempo y además tendría que cargar con su sobrecoste. Espero que todos estos artículos sean de vuestro interés, y recordad que no me hago responsable, pues sois vosotros y vuestra prudencia las que determinarán en la mayoría de los casos el éxito de vuestras compras. Merece la pena probarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: